CannabisEducaciónEstudiosMedicinalMercadoRegulación

ONU preocupada por iniciativas para legalizar consumo recreativo

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), órgano independiente encargado de verificar la aplicación de los tratados de fiscalización internacional de drogas, mostró su preocupación por las nuevas regulaciones mundiales sobre el cannabis; Preocupaciones basadas en tratados de más de 60 años…

Este 25 de marzo, en el informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), el órgano  de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), se ha mostrado preocupado por el aumento en las iniciativas para legalizar el consumo recreativo del cannabis en varios países, a los que recuerda su obligación de cumplir las normas internacionales.

En el informe anual, hecho público en la ciudad de Viena, la junta señala su inquietud debido a las nuevas regulaciones que se han dado tanto en Estados Unidos como en México, dos de los cuatro países que están permitiendo la marihuana recreativa y el uso adulto del cannabis.

“La JIFE sigue preocupada por las novedades legislativas de varios países en lo que respecta al consumo con fines no médicos del cannabis”, señala el organismo independiente encargado de verificar la aplicación de los tratados de fiscalización internacional de drogas. Además, recuerdan que los tratados internacionales sólo permiten el uso médico y científico del cannabis, cualquier otro uso “socava la adhesión universal a los tratados internacionales de drogas”.

“La JIFE sigue preocupada por las novedades legislativas de varios países en lo que respecta al consumo con fines no médicos del cannabis”.

Uno de los puntos en discusión sobre la nueva regulación en México es el poder del narcotráfico. Según señalan desde el organismo internacional, el impacto al tráfico en México sería muy menor, ya que los carteles más dominantes tienen muy poco interés en el cannabis, siendo drogas como la metanfetamina y la heroína sus mayores fuentes de ingresos.

“La JIFE sigue preocupada por las novedades legislativas de varios países en lo que respecta al consumo con fines no médicos del cannabis”. Fuente: EFE.

Desde la agencia indican que seguirá en contacto con el gobierno mexicano en este y otros asuntos relacionados con sus obligaciones legales internacionales. Cabe señalar que el tratado citado por la JIFE tiene al día de hoy más de 60 años desde su implementación, con muy pocas modificaciones a lo largo de su historia.

Una regulación creada hace tantos años sin duda es una guía poco realista de las necesidades actuales de la población mundial. Una sociedad mundial que ha normalizado y comprende el uso terapéutico sobre el cannabis no puede guiarse por tratados realizados en pleno apogeo de la prohibición.

Convención Única sobre Estupefacientes de 1961

Al señalar los tratados internacionales firmados por estos países, la JIFE se refiere al documento firmado en la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961 realizada en Nueva York. Este fue el primer tratado internacional para el control de drogas. Entró en vigor el 13 de diciembre de 1964, 30 días después de la adhesión de Kenia, el 40° estado en ratificar el tratado.

Una regulación creada hace tantos años sin duda es una guía poco realista de las necesidades actuales de la población mundial.

En ese entonces, la Convención definió estupefaciente como “cualquiera de las sustancias de las Listas I y II, naturales o sintéticas” y reconoció que el uso médico de los estupefacientes es indispensable para mitigar el dolor. Además, se especificó que los Estados firmantes del tratado debían adoptar las medidas necesarias para garantizar la disponibilidad de estupefacientes con tal fin.

El tratado separa las drogas en cuatro categorías:

Lista I: Sustancias que son muy adictivas o de probable uso indebido, y precursores que se pueden convertir en estupefacientes que son igualmente adictivos y también de probable uso indebido

Lista II: Sustancias que son menos adictivas y cuyo uso indebido es menos probable que las de la Lista I

Lista III: Preparados que contienen una cantidad baja de estupefacientes, son poco susceptibles de uso indebido y están exonerados de la mayoría de medidas de fiscalización impuestas sobre las sustancias que contienen

Lista IV: Determinados estupefacientes también enumerados en la Lista I considerados como particularmente nocivos por sus propiedades adictivas y con escaso o nulo valor terapéutico.

El cannabis hasta hace un par de años se encontraba tanto en la lista I como en la IV, las categorías más restrictivas sobre el uso de la sustancia. Al día de hoy, solo se encuentra en la lista I de drogas.