Ladrillo de hormigón de cáñamo
CannabisInternacionalMercadoSin categoríaSociedad

El futuro podría construirse sobre cáñamo

El Hormigón de cáñamo, un antiguo material que data su uso desde el Siglo VI, ha comenzado a considerarse como una gran alternativa en las construcciones del mañana, tanto por su durabilidad como por su carácter ecológico.

El hormigón es un material de construcción comúnmente usado para la elaboración de casas y grandes estructuras. Se compone esencialmente de una mezcla de piedras y cemento.El hormigón de cáñamo, o Hempcrete como también se le llama, se fabrica al mezclar la fibra de cáñamo, piedra caliza en polvo y agua, para obtener una pasta espesa. A través de reacciones químicas entre los componentes, la mezcla se petrifica y se convierte en un bloque ligero, pero bastante resistente.

El cáñamo es una planta que se diferencia de la marihuana por sus niveles de THC, pues el cáñamo posee menos de 0.2% de THC versus los 20% que puede alcanzar el cannabis. Es por esto que la fibra de cáñamo se ha utilizado históricamente para la fabricación de diferentes productos, desde telas y papeles, y la planta se ha ocupado hasta como biocombustibles.

La innovación del hormigón de cáñamo como material de construcción radica en su función como material de rendimiento múltiple. El uso de cáñamo no es nuevo en la construcción. De hecho, los primeros indicios de cáñamo en edificios y estructuras datan del siglo VI, específicamente en Francia, donde los Merovingios lo utilizaban para construir pilares de puentes. Los romanos también lo utilizaron para reforzar los morteros en sus edificios.

Ladrillo de hormigón de cáñamo.

Tiene buena resistencia al fuego, no es tóxico y es naturalmente resistente al moho y a los insectos

Algunas características destacadas del hormigón de cáñamo radican en su cualidad como un excelente aislante térmico y acústico, ideal para zonas con temperaturas variantes. También tiene buena resistencia al fuego, no es tóxico y es naturalmente resistente al moho y a los insectos.

Una de las grandes ventajas del cáñamo es la poca agua que requiere para crecer, por lo que no requiere riego artificial. Se estima que el cáñamo crece 50 veces más rápido que un árbol y posee entre sus características el ser un material con carbono negativo, lo que quiere decir que almacena CO2, por lo que su carácter ecológico es de un nivel enorme.

Se sabe que la construcción consume en realidad alrededor del 40% de la energía mundial, el 25% del agua mundial y el 40% de los recursos mundiales, de acuerdo a los últimos datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Este consumo se puede reducir drásticamente con la sustitución de agregados minerales por agregados vegetales como el cáñamo.

Si bien este material se alza como una gran alternativa, también tiene defectos a considerar. El rendimiento mecánico del concreto de cáñamo es muy inferior al concreto o acero tradicional, lo que hace que funcione mejor como elemento “límite” o “divisor” que para levantar muros autoportantes. Además, sigue siendo un producto relativamente caro, con poca información y mano de obra disponible para trabajarlo eficazmente.

Casa hecha con hormigón de cáñamo

Actualmente, alrededor de 5.000 toneladas de material de cáñamo se emplean anualmente para fines de construcción en Francia; El mismo país que comenzó el desarrollo de materiales de construcción aislantes de cáñamo en los años 90. Por otro lado, al día de hoy, China es el mayor productor de cáñamo en el mundo, con más del 70% del mercado global.

No obstante, las políticas contra la producción y consumo de cannabis alrededor del mundo ha sido uno de los grandes baches para la evolución de esta industria.