MS 13 y Barrio 18: Hijos de la guerra y padres de la desgracia

“Morir y matar por la pandilla”, esa es la idea que tiene que dominar la mente de cualquier joven que ingrese a una de las dos maras o pandillas latinas más grandes del mundo: la MS 13 (Mara Salvatrucha) y la Barrio 18.

Por Luis Felipe Silva

Leer más

El pandillero perfecto tiene que tener fidelidad perruna y valentía espartana. La violencia y el miedo serán compañeras inseparables para ellos. La mara invadirá cada rincón de la vida del nuevo miembro. Le dará una nueva “familia”, le asignará anónimos y mortales enemigos, reformará sus ideas sobre la compasión y el valor de la vida. La pandilla estará tan presente en la existencia del marero, que hasta su rostro llevará tatuado por siempre los símbolos de la pandilla. La mara será la nueva familia, el miedo será el inseparable amigo, y la sangre y el horror serán el nuevo oficio. La otra idea que tiene que estar muy presente en la mente del nuevo pandillero es: “entras si quieres, sales si puedes”, pues el extremo compromiso de fidelidad que el grupo exige hace que el salirse de éste sea una alta traición en sí. Esta idea ayuda a que la violencia del pandillero sea aún mayor, pues, poniéndonos en el lugar del marero iniciado: si no tengo escapatoria a la violencia, pues lo más racional es volverme parte de ella y usarla a mi favor; ser más violento que el peor de mis enemigos.

Lee el reportaje completo en la edición 123 de Cáñamo julio, ¡ya en quioscos!

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer menos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *